968 21 30 94 | cobet@cobet.es

Idiomas

La corrosión

El agua es el disolvente universal por excelencia. Por sí sola o unida a los diversos compuestos químicos que se hallan disueltos en ella, puede provocar un ataque químico al material de la tubería originando procesos de corrosión. La corrosión puede ser uniforme sobre toda la superficie pero también puede ser solamente en una zona muy concreta.

Como consecuencias de dicha corrosión, a grandes rasgos, se forman poros en las tuberías que dan lugar a fugas en la instalación, el agua adopta color, aumenta el riesgo de proliferación de Legionella, entre otras.

Para determinar si un agua es corrosiva, desde COBET recomendamos efectuar un análisis previo del agua origen a utilizar en la instalación con el objetivo de aplicar el tratamiento más adecuado (dosificación de producto químico) para neutralizar la acción corrosiva del agua.

Más información llamando al 968 213094 o enviando un correo electrónico a cobet@cobet.es

Listado de productos

No hay productos disponibles en este momento